domingo, 20 de enero de 2013

Reviews del 1x02 "The End of the World"


Los compañeros de la Colina continuamos haciendo nuestro particular repaso-homenaje a lo que ha venido siendo Doctor Who para todos nosotros desde el 2005. Ya comenzamos las reviews con el 1x01 "Rose" y en esta entrada toca hablar del segundo capítulo, The End of the World o, lo que es lo mismo, la primera aventura del Doctor y Rose.


Lya

Episodio: 1x02 "The End of the World"
Guionista: Russell T. Davies
Director: Euros Lyn
Emisión: 2 de abril del 2005


Normalmente no tengo problemas a la hora de escribir, pero hacerlo sobre este capítulo de Doctor Who me ha costado bastante. ¿Motivo? No lo tengo claro, pero creo que el principal ha sido todo lo que hay detrás de la historia en sí misma. Todo lo que esa historia de alienígenas de colores tiene detrás, todo lo que dice sin decirlo. Es fácil dejarse llevar por esos colores, esas indumentarias, la mala malísima de Cassandra y sus arañas trepadoras. Pero, en el fondo, subyace un mensaje duro y difícil, un mensaje muy directo que, a mí, tras mucho pensarlo me ha sorprendido viviendo de una serie como Doctor Who.

Todos sabemos que el Doctah es un gran admirador de los humanos. Será porque nos parecemos a los Time Lord (al menos en lo físico), pero es cierto que siempre ha sentido predilección por nosotros, teniendo como tiene cientos de miles de millones de estrellas, de planetas, de mundos, de épocas en las que poder vivir. Recuerdo capítulos en los que glorifica a la especie humana, por sus ansias de saber, sus ansias de ir más allá, de descubrir. Tantas ansias, tantos deseos imposibles de realizar -por el momento- que aquí nos vemos, ideando, pensando, debatiendo sobre una serie y un personaje que reúne todas esas ensoñaciones en una sencilla caja azul y en una sonrisa. Nuestros sueños son el Doctor.

Pero el Doctor de Eccleston es oscuro. Reconozco no saber bien de donde viene esa amargura, asumo desconocer la película protagonizada por el Octavo Doctor que fue el antecedente directo de la nueva etapa de la serie. Sí sé que en esa película no se cuenta la regeneración en su versión novena, y que para encontrar exactamente ese momento hay que ir a alguno de los libros publicados en los años en los que la serie estuvo sin emitirse. Lo que sea y como fuere, el caso es que Eccleston es un Doctor a ratos cínico, a ratos escéptico. Acostumbrado a la soledad, quizás la certeza de saberse eterno y único ha hecho mella en él. Nos encontramos con una versión del Doctah complicada. No es la pena infinita, el desgarro interno de dos corazones al mismo tiempo que sintió en su versión décima al perder a Rose -y que le condujo sin remedio a la regeneración, porque no había salvación para él sin ella-. No. Lo de Ninth, en este momento de la historia, es algo más. Es la pérdida total de esperanza, representada en un tipo de facciones duras, chaqueta de cuero y pocos miramientos a la hora de dejar morir a un enemigo ante sus propios ojos, por mucho que esa chica a la que acaba de conocer le suplique que tenga clemencia.

Cassandra representa para el Doctah todo eso que desprecia de los humanos. Porque Cassandra es todo lo despreciable que tenemos, reunido y amalgamado en una piel que necesita ser hidratada. Es la vacuidad que, desgraciadamente, tanto abunda. La búsqueda de la felicidad a través de la búsqueda de una estúpida belleza exterior, además de un deseo irrefrenable de tener más y más dinero, y ciertas opiniones sobre el resto de las especies que recuerdan con escalofrío a otras opiniones que humanos no tan lejanos tenían sobre sus congéneres.

Todo se toca en este capítulo. Russell no deja títere con cabeza, y nos mete en un mismo episodio racismo, esclavitud, ansia de poder y dinero a través de truculentos movimientos bancarios-empresariales, ecologismo  y un planeta que se muere mientras nosotros miramos para otro lado. Todo. Aderezado además con la verdadera presentación del Doctah -esta es la buena, no la del primer capítulo-, con su trama Gallifrey ahí detrás. Muy duro. Sorprendente si se compara con el resto de la serie -el amor todo lo puede, hasta dulcificar el carácter más oscuro y cínico-, pero necesario, muy necesario. Señores humanos, ustedes son esto, todo esto que punto por punto les explico en este capítulo. Ahí lo llevan.

Menos mal que tenemos a The face of Boe, que no hace gran cosa pero como (algunos) ya sabemos quién es, te da alegría. Lo mismo pasa con el personaje de Cassandra, porque ya se sabe aquello de 'bicho malo...' O también tenemos al Doctah confesando que estuvo en el Titanic (esto no lo recordaba yo), que yo creo que fue una gracieta de Russell que se le fue de las manos, precisamente por las razones que ya di cuando hablé de The Voyage of the Damned.

En fin. Soltada toda esta parrafada, solo me queda por añadir una foto y una frase:


El mundo se derrumba y nosotros... nos enamoramos


Elewen


Una vez superado el trauma del primer capítulo el segundo resulta más llevadero. 

El primer viaje de Rose en la TARDIS es nada más ni nada menos que el fin del mundo y claro la muchacha pues se empieza a calentar la cabeza con preguntas del tipo ¿soy la única humana que queda en el universo? Así lo cree hasta que aparece en escena la mayor diva interestelar de todos los tiempos: Cassandra, un personaje al que no habrá que perder de vista durante un tiempo. 

Además de haber acción hay toques de humor en su justa medida e incluso momentos emotivos. El Doctor sigue siendo un hombre misterioso que oculta muchos secretos y que no soltará con tanta facilidad, lo que hace dudar a Rose por unos instantes. 

Aquí ya se empieza a entrever el espíritu de la serie, tenemos diversos alienígenas recreadas de una forma muy artesanal, con sus prótesis y maquillajes pertinentes. También tendremos el placer de conocer al rostro de Boe, personaje que no deberemos perder de vista por lo que pueda suceder más adelante. 

En definitiva me parece que es una buena historia aunque te deja con ganas de saber más cuando eres novato, lo cual también es positivo todo sea dicho.


WalloGirl


Ya empecé a ver Doctor Who con un amiga (la medio obligué, más bien, un saludo desde aquí, Ire) y nuestras caras tras terminar Rose supongo que valían oro: la suya una mueca que significaba "pero qué narices acabo de ver" y la mía algo así como "WTF? ¿En serio? ¿QUÉ?". Me había gustado, pero coincidía con ella en que era algo cutre y parecía una peli mala de serie B; le dimos otra oportunidad y decidimos continuar, porque la persona que me había recomendado la serie me dijo que el segundo episodio era el mejor de la temporada. Puedo decir que en su momento no estuve de acuerdo con esta opinión, me pareció la continuación de la "peli de serie B" que era igual que el primero solo que con un poco más de presupuesto y un argumento clásico-apocalíptico. Al terminarlo, seguía pensando lo mismo y me preguntaba si de verdad la serie era tan buena como decían (y sí, lo es).

Ahora, gracias a estas reseñas que estamos haciendo en el blog, he tenido la oportunidad de volver a ver el capítulo y solo puedo decir: qué imbécil fui la primera vez. En este segundo visionado me he dado cuenta de que The End of the World es un gran episodio (aunque sigo sin compartir la opinión de mi amiga y no creo que sea el mejor de la temporada) y que lo juzgué mal.

Primero, tenemos a Nine, mi amado y añorado Nine, con toda su rabia, su alienicidad, su extraño sentido del humor y sus 'sassy moments', como cuando regala "aire de sus pulmones" o al fantástica frase de "¿y qué vas a hacer, ¿hidratarme?". ¡Nine era genial y en este capítulo nos demuestra todos sus puntos fuertes!

Para la mitología de la serie este capítulo nos ofrece detalles bastante escondidos para los nuevos iniciados, pero para los que ya hemos visto todo New Who adquieren todo el sentido del mundo: la incredulidad de Jabe al descubrir la especie a la que pertenecía el Doctor, el precioso plano del Doctor con los ojos cerrados cuando está en la sala de las hélices (probablemente acordándose de la Guerra del Tiempo) o el final, donde vemos el justo momento donde él y Rose "conectan" de verdad.

Eso por no hablar de todos los segundos sentidos que pueden tener las canciones elegidas (¡Toxic! ¡Increíble!), la reflexión de Rose cuando ve la Tierra destruida, la obsesión de Cassandra por ser más plana...

¡En definitiva, Doctor Who en estado puro!


Dro


Para mí, hablar de este capítulo es hablar de la primera vez que empecé a intuir que Doctor Who se convertiría en una de mis series favoritas. Se trataba de un episodio muy importante, casi tanto como el anterior, porque era la primera vez que veíamos (al menos los “nuevos” whovians) una aventura y un viaje propiamente dichos entre el Doctor y su compañera. Y debo decir que la historia me sorprendió muchísimo o, más que la historia en sí, la forma en que la contaban. 

Admiro muchísimo a Russell T. Davies y, si bien tiene algunas limitaciones, apenas las percibo porque tiene un toque que me encanta. Me lo paso en grande con su sentido del humor, por no hablar de que le resulta muy fácil que le cojamos cariño a sus personajes, desde una mujer-árbol y su sacrificio hasta una mujer algo estirada y su “¡Hidratadme, hidratadme!”. 

La historia de este episodio, además de encanto, tenía algunas reflexiones muy interesantes que hacían que no solo se tratase de una parida con Toxic de Britney Spears sonando de fondo y Rose hablando con macetas. Era el comienzo de la relación entre el Doctor y Rose, del viaje que tanto los marcaría a ambos a la larga y de la certeza de que Doctor Who era una serie con potencial, y de que podría ser divertida pero también emotiva. No tengo quejas para este capítulo, y apenas para esta temporada. ¿A quién le importa que los disfraces de los alienígenas fueran tan cutres? Apenas me fijo en los detalles del presupuesto cuando me están contando una historia con todo el encanto y el ingenio del universo.

10 comentarios:

  1. Lya, me ha encantado tu review, es todo lo que yo he pensado esta segunda vez, sólo que no he querido escribirlo. Creo que en su momento la escena donde Nine deja morir a Cassandra no me dio tanto mal rollo como ahora, que conozco el personaje y por lo que va a pasar, porque esta última vez sentí escalofríos: ahí podemos ver al alien, que por mucho que el Doctah nos haga creer a veces que es humano, no lo es y puede ser muy cruel, como ya empezamos a ver.
    Felicitaciones a Emma y Dro por las suyas también! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pasó lo mismo que a mí en esa escena.... Gracias, Wallo! Y a Emma y a Dro también. Sois geniales compañeros!

      Eliminar
  2. Lo mismo digo, Lya, me han encantado las tres pero la tuya es la polla!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad la razon por lo que continue viendo Doctor Who fue por este episodio.Cuando vi Rose casi tiro el DVD por la ventana de el trauma que pille por lo malo que es.De echo he visto la serie unas cuantas veces y me salto ese cutrez de episodio.
    Bueno,como decia XD,este episodio me dejo con buen sabor de boca y con ganas de conocer mas a nuestro Doctor.En cuanto a Rose no me gusto desde el primer momento.Fue un odio instantanio.Al igual que mi amor por Donna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, veo que eres de amor/odio a primera vista xDD yo a Rose no la odio, pero tampoco me gusta del todo. Los sentimientos que me provoca esta mujer son confusos. En cambio Donna... para mí es la mejor!
      Este episodio es una joyita, nunca me cansaré de verlo. Cassandra es genial, y en su regreso en la segunda temporada casi me hizo llorar... pero bueno, ya hablaremos de eso cuando toque ese capi ;)

      Eliminar
  4. Si,a si soy XD.Los primeros momentos de un personaje deciden mi amor o mi odio por la eternidad.Rose es muy choni de ultra radio.A parte de un puton.Coquetea con todo bicho viviente.De echo,si mal no recuerdo se morrea con uno en los ultimos libros antes de Doomsday.Yo creo que no lo ama,que esta enconada con el,si no no haria esas cosas.En mi opinion,el Doctor,le tenia el mismo(o incluso mas) amor a Donna.Yo creo que a quien mas le dolio perder fue a Donna.Ya lo dijo,con ella fue el mejor tiempo.El mejor.
    Puede sonar descabellado,pero creo que el Doctor estava enamorado de Donna.Y Donna de el.Solo hay que ver su cara en Silencio en la Biblioteca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MADRE MÍA, LET ME LOVE YOU!! YO PIENSO LO MISMO!! jaja siempre he sostenido la teoría de que el Doctor a quien amaba es a Donna. Es irónico, porque todo el mundo dice que solo fueron amigos y blablabla pero creo que la única relación que habría funcionado habría sido la del Doctor y Donna. El Doctor necesita a un igual con quien conecte y que le conozca de verdad, y Donna le conocía y le comprendía tan bien... ya se lo dijo Wilfred en la cafetería de The End of Time. La necesita :,(

      Eliminar
    2. Rose no es mi favorita, pero en mi humilde opinión quizá no se merece tanto odio como el que tú la profesas, aunque a veces sí que es un poco choni, tienes razón. En serio se morrea con uno? Bueno, tendría que ver el contexto antes de opinar, pero yo sí que creo que Rose estaba enamorada de él y él de ella (no olvidéis que el propio Russell dijo que el Doctor correspondía sus sentimientos). Respecto a lo de Donna, no lo veo, lo siento: yo creo que la quería como una hermana y nada más, y si le dio más pena perderla a ella que a Rose (que no lo niego) es porque la vida de Donna era mucho más gris que la de Rose y sabía que lo pasaría peor, eso sin contar el factor que en ese momento era la única persona en el universo (aparte de Handy) que podría comprenderle de verdad.

      Eliminar
    3. Estoy contigo Wallo. No olvidéis lo que le dijo Tenth a Rose cuando la dejó en Noruega con Handy: he needs you, and that it's very much me...además de él es como yo cuando te conocí, etc... Es decir, que te necesito, pero te dejo aquí porque es mejor para ti (y además en algún lugar tengo que colocar a este clon que me ha salido así de repente).

      Por no recordar aquello de if I believe in one thing, only in one thing, I believe in her. Que iba también por Rose. Donna era la hermana, la cómplice, la amiga, la familia... Rose era Rose. Otra cosa.

      Y no creo que le diera más pena perder a Donna que a Rose, creo que simplemente todo se acumuló. Era el fin de una era y él lo sabía. Además de que el final de Donna fue especialmente cruel porque no hay nada más cruel que el olvido.

      En fin. Que me pongo muy nostálgica... <3

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...